El Nation Rally: Escenas

Allí estuvimos y nos acordamos de Carlos Sáinz. Comenzamos en una mañana soelada y poco a poco fue llegando la gente. Nos llenamos de espíritu reformista y el activismo circulaba a tope por nuestras venas. Nos sentíamos inconmensurables: aquello era como escalar el Everest, solo que no nos faltaba el oxígeno. Nos creímos capaces de cambiar el mundo y eso es lo que intentaremos hacer. No dejaremos de insistir en que el acceso a la educación y la salud son dos piedras clave. Aunque quedan muchas cosas por hacer. Este es nuestro momento. Lo tenemos a mano. Podemos conseguirlo.

A la hora de comer los ánimos seguían por todo lo alto. Teníamos preparado un rico almuerzo, con productos saludables, que contribuyeron a mejorar la circulación y reducir el nivel de estrés. Las personas con algunos achaques pudieron comer y beber sabiendo que sus dolencias desaparecerían.

Al caer la tarde unos cuantos se animaron a contar unas adivinazas. Todos lo pasamos pipa tratando de imaginar de qué se trataría. Abrimos unas cuantas bolsas de frutos secos y las horas fueron cayendo hasta que se hizo de noche.


 

A lunchtime tempers were all out. We had a delicious lunch prepared with healthy products, which helped to improve circulation and reduce stress levels. People with certain ailments could eat and drink knowing that their ailments disappear.